"Nuestro bloque tiene la mayoría, debemos ejercerla aprobando ordenanzas para el pueblo"

El concejal Javier Parbst realizó un pequeño balance de su gestión y detalló cuáles son los proyectos que buscará aprobar en las próximas semanas. La creación de las Amarras Públicas Isleñas, la Banca Juvenil y la Reserva Natural de Rincón de Milberg son algunas de las prioridades: "Si sumamos la totalidad de concejales del bloque oficialista tenemos la mayoría necesaria para hacer realidad estas iniciativas", expresó. La construcción de las Amarras Públicas en la calle Valdivia y Río Luján es una demanda de la comunidad isleña. El proyecto fue presentado en febrero y se encuentra en la Comisión de Urbanismo. "Está todo para concretar esa propuesta y hasta hay inversores privados para financiar la obra. Sólo falta voluntad política de aprobarlo", expresó Javier Parbst. Las tierras de la Armada Nacional en la localidad de Rincón de Milberg, en la confluencia del Río Luján y el Canal Aliviador, son un espacio codiciado por proyectos privados, mientras que distint

PADRE FRANCISCO "PANCHO" SOARES

PADRE FRANCISCO "PANCHO" SOARES



El 29 de mayo de 2015 eL Peronismo 26 de Julio de Tigre AbrIó la Casa Cultural “Padre Pancho Soares” en Vilela 1006, Tigre.

Publicado por el Dr. Rodolfo Parbst en su blog "Conozcamos la Historia" (

Sepamos quién fue el padre “Pancho”.

"El cura zapatero" como lo llamaron nació en Brasil. En San Pablo más concretamente, un 27 de mayo de 1927. Siendo un niño emigró de su país y vino a Argentina. Estuvo un tiempo en Chile donde se hizo seminarista en la Escuela Apostólica de los Padres Asuncionistas. De allí pasó a París, Francia donde estudió filosofía y teología. Ingresa al noviciado en Pont-é-Abbé d`Arnoult-Charente. También adquirió allí su forma de pensamiento. Vuelto a la Argentina, es ordenado sacerdote el 8 de julio de 1947, y a su pedido, trabajó en las barriadas pobres de San Fernando (Villa Adalguiza) y Tigre (Villa Barragán).

En 1963 se nacionaliza argentino, por su amor a nuestro país.

En el año 1966 lo nombran párroco de la capilla Nuestra Señora de Carupá, en Tigre.

La opción del padre Pancho siempre fueron los pobres y los marginados. Cuentan que "él iba a las casas, agarraba una pala y se ponía a hacer la zanja con la gente del barrio. Los ayudaba a organizarse.” Había fundado una taller donde fabricaban plantillas para zapatos. De allí su apodo.

También era un militante de la causa popular y nacional. Cuentan que cada vez que mataban a un peronista era él a quien llamaban para dar la misa y que prestaba la capellanía para que Montoneros pudiera hacer sus reuniones. Ello le valió ser una de las primeras víctimas eclesiásticas del terrorismo de Estado. Dicen que había celebrado una misa en memoria de los compañeros caídos, militantes de las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP), Manuel Belloni (24), padre de la actriz Victoria Onetto y fundador de la JP de San Fernando, y Diego Ruy Frondizi, ayudante de carpintería de 23 años. En la misa de responso, cuenta un estudioso de su vida, oficiada a tres años del asesinato de los fusilados presuntamente por la Policía de Buenos Aires el 8 de marzo de 1971, Soares que “los dos compañeros (fueron) caídos bajo las balas del imperialismo y el capitalismo”. Además, un escrito policial señala que el cura hizo un llamado a continuar “la lucha siguiendo el ejemplo de Jesús revolucionario, hasta conseguir la liberación argentina y luego de América toda”. Y agrega que “manifestó acto seguido que ‘Argentina es el mejor país para empezar la lucha de la liberación y que se debería recurrir a las armas si fuera preciso’”. Imperdonable a la luz de la historia posterior.

Era conocido por recorrer su zona de influencia en una bicicleta destartalada, "arreglada con alambre" según cuentan, y ayudar a quien necesitara de ella. De ahí también su apodo "el cura zapatero" o "el cura remendón". Se definía como un cura obrero.

El 13 de febrero de 1976 en la casa parroquial, tan humilde como el entorno, tenía sus ventanas abiertas de par en par. En su interior se encontraba  Soares desangrado en el piso, en un charco de sangre, y su cuerpo desfigurado. Su hermano Arnaldo, discapacitado, que convivía con el sacerdote, había sido herido también, y gritaba pidiendo ayuda. Moriría poco después en un hospital de la zona.

No había dudas por qué lo habían asesinado. El había comentado a algunos de su fieles mas cercanos que pensaba que "se había pasado" y por eso estaba recibiendo amenazas.

Algunos días antes 2 delegados  del Astillero Astarsa y la señora de uno de ellos habían sido secuestrados, torturados y asesinados. Ella era catequista de su parroquia. Dicen que el padre Soares denunció en los funerales de la señora este hecho, señalando a sus responsables con nombres y apellidos. Una semana después estaba muerto.

Antes de ello los vecinos venían notando movimientos sospechosos de militares, policías y gente de civil que pasaban a pie o en auto, acechando la capilla. Nadie dudaba que estaba "marcado" por su compromiso con los pobres, y con la justicia.

Por ello hoy hay una denuncia efectuada entre otros por Pablo LLonto para que este crimen sea considerado como "de lesa humanidad" y se juzgue a los responsables de su asesinato.

Llorado por sus feligreses y sus amigos, llegó gente de Lourdes y Palermo Chico, desde el mediodía del 13 hasta las 11 hs.  del día siguiente sus restos fueron velados en la humilde capilla de madera hecha por sus propias manos.
Monseñor Aguirre junto a 35 sacerdotes celebró la Misa Cuerpo Presente; en esa ocasión Monseñor dijo “Pancho, asumió la pobreza para vivir al lado de sus hermanos más pobres, vivió en la más extrema e increíble austeridad y esa fue su mayor virtud”.

Fue enterrado en el cementerio de Tigre, el lugar que el padre Pancho amaba.







Comentarios